BLOG

Contenido que ayuda a mejorar tu salud dental


cuantos-dientes-tiene-un-adulto-y-qué-riesgos-tienen-con-la-edad.jpg
09/Ene/2018

El cuidado dental es una de las normas de higiene que vienen bajo nuestro brazo al nacer, de las primeras que nos dan en el colegio y con esto, casi un instinto cada mañana y cada noche, así como después de cada comida, sentir la necesidad de limpiar nuestra boca con crema dental e hilo dental.

Pero para una buena higiene, es bueno conocer cada uno de nuestros detalles bucales para que sepamos muy bien desde dónde atacar cada problema, siendo la edad adulta la más complicada al contar con una dentadura definitiva que no corre con la misma suerte de nuestra infancia, donde luego de unos años pasamos a mudar nuestros dientes y disfrutar de unos nuevos. Pero primero, conozcamos mejor nuestra boca:

La dentadura adulta consta de entre 28 a 32 dientes, que se dividen en 4 caninos, 8 premolares, 8 incisivos y 8 molares, siendo estos últimos donde existe la variación, ya que al finalizar el desarrollo de nuestro cuerpo, entre los 13 y 16 años de edad según sea el caso, pueden aparecer 4 molares adicionales para un total de 12, siendo estos conocidos como muelas de juicio, que se ubican al final de la dentadura tanto superior como inferior.

En algunos casos, de hecho la mayoría, estos 4 molares aparecen a partir de los 20 años de edad. Estos dientes suelen ser retirados de nuestra dentadura debido a que los mismos pueden ocasionar dolores muy fuertes, fiebre durante el proceso de aparición y además, corres el riesgo de deformar tu dentadura con el paso del tiempo, así como heridas en las encías en la zona mencionada.

Estos dientes en total son los últimos con los que contarás, así que es importante que en primer lugar, los cuides con mucho celo y detalle, cepillarlos después de cada comida, al levantarte y al acostarte, así como mantener enjuagada tu boca de manera frecuente, evitar exceso de café y sustancias con azúcar que los manchen y sobre todo, vicios como el tabaco que los deteriora de manera frecuente.

Riesgos que corren tus dientes según los años

A medida que avanza el calendario en tu cuerpo, las células van debilitándose y con esto, un proceso degenerativo comienza en cada parte de tu organismo y los dientes no escapan a ello, por lo que debes someterte a cuidados estrictos y especiales para cada detalle.

Cuida el calcio de tus dientes

Es importante que el Calcio forme parte de tu dieta diaria, sin excesos, para que tus dientes, huesos al fin, se mantengan sanos y estables en su lugar, evitando que se caigan, debiliten o decoloren. El hecho de que a las personas de tercera edad se le caigan los dientes no forma parte de una casualidad, sino de un hecho natural del cuerpo ¡Cuídalos!

La comida influye

La alimentación genera los minerales que a la postre serán dientes, por lo que es necesario que mantengas tu cuerpo bien alimentado y sano, para enfrentar cada uno de los dientes firmes y en buen estado. Además, las caries y el sarro pueden ser generadas precisamente por malos hábitos al comer

Cuidado con el tabaco

Este vicio además de pintar de amarillo tus dientes, también los debilita y además, puede ocasionar cáncer de pulmón y de boca, así que es necesario tomar conciencia en el caso y evitar a toda costa que se prolifere la nicotina en tu dentadura ¡No fumes!

La higiene es clave

Aunque es inevitable el proceso de involución en el organismo, también es cierto que podemos ralentizarlo y hacer más llevadera nuestra vida, así como mejorar su calidad, por eso es importante que generes buenos hábitos de higiene bucal con cepillados constantes y además, visitas frecuentes a los dentistas, que a fin de cuentas, es el experto en la materia dental ¡Cepíllate!


Cuáles-son-los-tratamientos-con-los-que-más-acudimos-a-los-dentistas.jpg
09/Ene/2018

Cada vez que tenemos que ir al dentista, siempre nos invaden malas sensaciones. Sin embargo, es necesario asistir de manera periódica a este especialista médico, incluso cuando seamos los mejores en higiene dental, siempre habrá detalles que no podamos cubrir, por algo ellos son los expertos, ellos estudiaron el tema.

¿Cuáles son los tratamientos que más aplican los dentistas?

Tartrectomía: el sarro es uno de nuestros mayores enemigos cuando hablamos de salud bucal, por lo que en caso de hacer acto de presencia, este procedimiento es el más común para quitarlo. Por medio de una herramienta llamada cureta, el dentista procede a quitar de forma manual cada una de las partículas de sarro alojadas en nuestras encías, por debajo del diente prácticamente, por lo que es necesario acudir ya que el cepillo no llega hasta allá.

Este procedimiento también puede ser eléctrico o mecánico, por medio de curetas ultrasónicas que emiten una vibración que sacude el sarro de nuestras encías. Aunque en este tratamiento los dientes no se blanquean, sí eliminas gran parte de la suciedad presente en ellos.

Limpiezas: no llegamos a estar debajo del diente pero casi. En este tratamiento, el dentista procede a limpiar de manera efectiva los dientes con distintas herramientas y cepillos, para procurar que el esmalte, corona y capa frontal de cada uno permanezcan lo más limpias posibles y no haya necesidad de intervenir de forma invasiva.

Blanqueamiento: El blanqueamiento dental es un proceso que responde más a lo estético que lo saludable, pero es sin duda de los más solicitados. Por esto, cada vez que veas a alguien sonriente con dientes muy blancos y pocas opciones de comida y bebida, ya sabes qué hizo con su dentista recientemente.

Carillas: las carillas dentales se trata de una pequeña y fina placa que cubre tus dientes en la parte eterna, se encarga de eliminar manchas y problemas de suciedad en los mismos, por lo que tu sonrisa será radiante de nuevo.

Curetaje dental: de manera más superficial y menos invasiva, este proceso es parecido al primero, pero no profundiza tanto la limpieza ya que normalmente se hace de manera preventiva, para evitar que el sarro y otras bacterias penetren de manera profunda en tus dientes y los espacios entre ellos.

Raspado y alisado radicular: es muy parecido al primero, pero este tipo de tratamientos suelen realizarse de manera específica cuando existe la gingivitis en el paciente, por lo que a pesar de ser similar, es mucho más delicado y cuidadoso, debido a que el dolor y la molestia del paciente se hacen presentes en este caso.

Ortodoncia: no es concretamente con un dentista tradicional pero sí es necesario el conocimiento. Al momento de unir la estética y la salud, el proceso de ortodoncia es uno de los más repetidos no sólo en la medicina dental, sino en la medicina en general. Este proceso permite recuperar la buena orientación y alineación de los dientes, por medio de un proceso que puede ser largo, pero finalmente, muy efectivo, además de poco doloroso más allá del comienzo y los momentos de las comidas.

Con estos procedimientos, los dentistas suelen pasar cada uno de los días de su profesión, ya que en este tipo de medicina pocas veces se asiste de manera rutinaria, siendo la emergencia a última hora uno de los escenarios más comunes.


Como-es-el-proceso-para-colocar-unos-implantes-dentales.jpg
07/Ene/2018

Cada vez que nuestro cuerpo da un nuevo paso al crecimiento, cambios importantes se dan en el mismo, en altura, color, contextura, nuestra voz, nuestra piel y hasta nuestro cabello, todo está expuesto a un constante e indetenible cambio, por lo que bajo ningún concepto podremos escapar.

Por tanto, los diente no escapan a esto y así como en algún momento salen dientes de leche y los mudamos a los definitivos, estos últimos también tendrás que sufrir algún cambio y por ende, irse, envejecer con nosotros o en muchos casos, deteriorarse por completo. Este proceso es normal con el paso de los años y a medida que nuestro cuerpo va perdiendo facultades y capacidad de sintetizar y procesar minerales y proteínas, el calcio entre ellos, nuestros huesos y dientes se debilitan y por eso, pueden caerse.

Si a esto le sumamos una mala higiene bucal, malas costumbres alimenticias y vicios como el tabaco o el café, el resultado no será nada alentador y de hecho, pueden morir nuestros dientes antes de que la vejez o la edad lo consideren, ya que se pican, agrietan o pudren.

Es en este momento donde los cirujanos dentales entran en escena para hacer implantes dentales, que no es más que el proceso en el que tapamos un hueco dejado por un diente que se cayó o retiramos, con uno de mentira, una prótesis dental que nos permita masticar de la misma manera y que no perdamos estética en nuestra boca.

Este es el proceso para un implante dental:

1- Revisión: en este paso debes asistir con un dentista que pueda aplicar cirugías, para que evalúe el daño presente en tu boca o diente específico. Este debe enviarte a examinar con radiografías tu boca, para volver con una placa detallada del mapa dental que posees.

2- Una vez tengan la placa, podrán evaluar qué tanto quedó del diente caído o qué tan grande es el espacio en caso de haber sido una extracción. Por medio de este proceso, el cirujano podrá saber si es un implante lo que necesitas.

3- En caso de proceder el implante dental, debes tener como primer procedimiento la limpieza bucal completa. Es importante que bacterias, sarro, caries o cualquier detalle bucal esté totalmente erradicado para no sufrir infecciones ni atascos durante la cirugía, así como en el proceso de recuperación de la misma.

4- Una vez esté “limpio”, se procede la operación.

5- Luego de aplicar anestesia local en la zona que recibirá el implante, poco a poco se van colocando moldes en el lugar para adaptar esta cavidad al implante que se colocará.

6- Comenzando por un tornillo o sujetador, se conecta directamente con el hueso del maxilar para fijarlo como un diente real. Este proceso puede ser un tanto molesto o invasivo, por lo que es prudente que la anestesia realmente esté funcionando y no quieras jugar a ser valiente.

7- Una vez amoldado el espacio, se procede a incluir el implante y ajustarlo a la medida que necesita, para poder simular la condición de un diente real y además, mantener la mordida original y las funciones necesarias en el proceso.

8- Al finalizar la colocación, sólo deben suturar el área y dejar que el efecto de la anestesia se pase por completo.

Como puedes ver, es un proceso sencillo, de no muchas horas y además, puedes salir el mismo día del consultorio, sin embargo, el proceso de estricto viene con la recuperación, donde debes estar atento a cada detalle que se presente, así como asistir a cada una de las cotas que te asigne el cirujano, tanto para ver el procedimiento de la intervención, como para retirar los puntos de la misma.

www.Snowdent.pe


Como-controlar-el-mal-aliento.jpg
07/Ene/2018

La higiene es una de las cosas que nos acompaña sin necesidad de ser vista (aunque puede observarse la falta de la misma), un hábito y en algunas ocasiones, hasta una marca de por vida si cometemos un error. Por esto, debemos ser cuidadosos con cada uno de sus detalles.

Es importante mencionar uno de los tipos de higiene a considerar, la higiene bucal. El color de los dientes, el aspecto, el olor que emana nuestra boca al hablar, el color de nuestra lengua, muchas son las cosas a tomar en cuenta antes de llegar a agrados extremos como espacios vacíos porque se nos cayó algún diente.

En el caso específico del aliento, es determinante ya que no sólo va de la mano con la higiene, sino con el trato diario con las personas, las relaciones cotidianas y hasta tu vida laboral, si al hablar exhalas mal olor, probablemente muchas puertas se cierren sin necesidad. Para evitar esto, Desde Snowdent te traemos este artículo donde te daremos buenos consejos para evitarlo.

Así controlamos el mal aliento

1- Cepillarse después de cada comida es esencial, ya que más allá de un color amarillento (que no siempre es malo) o de una caries y su dolor, la comida que queda atrapada en medio de los dientes comienza a descomponerse y con esto, a causar infecciones y malos olores desde tus propios dientes, por lo que la pasta dental te permite mantener esto al menos controlado.

2- Usar hilo dental después de cada cepillada es importante ya que puedes terminar de sacar los residuos presentes entre tus dientes, a los que el cepillo convencional no llega pero igual debes sacar de allí.

3- El enjuague bucal es sumamente importante en el proceso de limpieza dental, ya que ayuda a despegar los alimentos pegajosos, bacterias escondidas y demás infecciones presentes en la dentadura.

4- La alimentación. El hecho de consumir frituras, grasas, sodas y embutidos, generan grandes daños en tu dentadura y con esto, muchas probabilidades de sufrir de mal aliento, debido a la cantidad de partículas acumuladas en tu dentadura. Por otra parte, los jugos gástricos también se ven alterados y provocan la expulsión de gases con mal olor que de nuevo, se traducen en mal aliento. Por esto es importante que mantengas una alimentación equilibrada que permita que tu estómago y dentadura estén en sincronía con el olor de tu boca al hablar.

5- Evita los vicios como el café y el tabaco, estos generan residuos entre tus dientes y en la placa dental, por lo que será sencillo que los malos olores se apoderen de tu boca. En el caso del cigarro, el propio vicio ya huele mal y al concentrarse en tu boca, junto a todo lo nocivo que expulsas en el proceso, se acumula en tu sistema respiratorio y sale al aire n forma de aliento, por lo que puede resultar desagradable.

6- Caramelos de menta o de miel pueden ser una buena opción para este tipo de casos, ya que ambos permiten refrescar la boca y muchas veces los malos olores vienen de la poca actividad en la boca, ya que no se produce saliva para combatir las bacterias.

7- Cepilla tu lengua, aunque no lo creas, muchas bacterias se quedan en la superficie de este músculo y expiden ciertos olores al quedarse en ella, por lo que al abrir tu boca puedes resultar toda una caja de sorpresas ¡Desagradables!

Es importante que más allá de seguir uno o todos los pasos, estés consciente de que la higiene bucal forma parte de los buenos hábitos de cada ser humano, además de tener presente que con cuidar tu boca evitas no sólo el mal aliento, sino también previenes enfermedades.






DATOS DE CONTACTO

En Snowdent estamos enfocados en cuidar, recuperar, mantener la salud y belleza dental de toda la familia; contactanos:


WHATSAPP

946-560898



ESCRÍBENOS

info@snowdent.pe



SÍGUENOS EN:



Snowdent. Todos los derechos reservados. | Diseño Cursos Marketing Digital Paradero Digital